soplo-cardiacoEl soplo cardíaco es algo bastante común en muchas personas, de hecho, todo el mundo ha oído hablar alguna vez de esta afección. El soplo cardíaco se traduce por un ruido: la sangre que pasa por las válvulas del corazón o a través de los vasos sanguíneos que se encuentran en el corazón, empuja a este último a emitir un ruido anormal que no se parece en nada al ritmo regular que habitualmente produce el corazón.

Esta anomalía representa el soplo que producen los latidos a causa de un pequeño fallo a nivel de la apertura y del cierre de las válvulas del corazón; el aire pasa bastante rápido… Hay que tomarse esta afección en serio puesto que puede señalar un futuro problema cardíaco.

El soplo cardíaco puede manifestarse de dos maneras

  • De manera congénita: en el nacimiento, e incluso es muy normal en los niños, incluso si la mayoría de las veces son tratados por simples soplos inocentes que no requieren más que un sencillo seguimiento y un control de su funcionamiento y de su evolución. Pero a veces, se puede tratar de un problema congénito: una de las dos válvulas del corazón (estas válvulas son como dos puertas que permiten el flujo sanguíneo) no funciona normalmente o presenta ciertos riesgos. Por eso un seguimiento regular es necesario.
  • Por adquisición: se desarrolla normalmente a lo largo de la vida, sobre todo en las personas con más de 50 años.

    Las causas más frecuentes

    Las causas del soplo cardíaco, además de ser congénitas, pueden proceder de enfermedades o de infecciones que dejan trazas sobre las válvulas del corazón y provocan un deterioro de su estado. Habrá que aprender a determinar los principales factores: una infección, válvulas cardíacas defectuosas, orificios sobre las paredes del corazón, fiebre, anemia, endocarditis, crisis cardíaca anterior que ha dejado trazas en las válvulas del corazón.

    Todo esto provoca que las válvulas, esas puertas que preceden a la entrada en el corazón, no pueden cerrarse correctamente e influencian el paso de la sangre.

Los síntomas

Conviene saber en primer lugar que los soplos inocentes no muestran síntomas importantes, de ahí la necesidad de tener un seguimiento, puesto que si no son graves conviene vigilarlos de cerca.Los soplos anormales ofrecen ciertos síntomas. Y para verlo más claro, estos son los indicios que ayudarán a diagnosticar un problema cardíaco: cansancio, tener las venas del cuello muy marcadas o dilatadas, tener un color de piel ligeramente azulado, sobretodo a nivel de la espalda y de la punta de los dedos, vértigos y desvanecimientos, dolor en el pecho, no tener hambre, estar hinchado, tener sudores al menor esfuerzo.¿Conocías el problema de los soplos cardíacos? ¿Padeces de este problema? Si estás sintiendo alguno de estos síntomas, ¡ve al médico lo antes posible!

Regresar a Para Pacientes

Comentarios estan cerrados

Nuestros Doctores
  • Staff Médico

    CARDIÓLOGOS:

    > Dr. Manuel Adolfo Rivera Castaneda

    Cardiólogo, Intervencionista, Hemodinamista

    > Dr. José Arturo Gómez Hecht

    Cardiólogo, Internista, Ecocardiografista (Niños y Adultos)

    > Dr. Luis Ramón Colato García

    Cardiólogo

    > Dr Juan Jose Flores Molina

    Cardiólogo Intervencionista

     

    ADEMAS CONTAMOS CON EL STAFF DE MÉDICOS EN OTRAS ESPECIALIDADES.

    ESPECIALISTAS:

    > Dr. Carlos José Alvayero Henríquez.

    Endocrinólogo

    > Dr. José Ricardo Osegueda Ortega

    Cirujano Cardiovascular, Especialista en arterias y Venas

    > Dra. Sonia Maza de Rivera

    Médico Fisiatra y Rehabilitación Cardíaca

    > Dr. Mario Fonseca

    Ortopeda

    > Dr. Alfredo Benjamín Noyola Cea

    Neumólogo, Alergias Respiratorias

    > Dr Alberto Antonio Flores Molina

    Neumólogo Intervencionista

    > Dr. José Víctor Rodríguez Mendoza

    Cirujano Coloproctólogo, Enfermedades de Colon, Recto y Ano

    > Dra. Gilda Miranda de Noyola

    Nutrióloga

    > Dr. Oscar Palacios

    Cirujano Urólogo

    > Dra. Maritza de Palacios

    Psiquiatra

    > Dr. Eduardo  Arévalo

    Alergólo Especialista